12 sept. 2019

¡FELIZ DÍA QUERIDOS MAESTROS Y MAESTRAS!


Sonó el timbre para el recreo. Mientras los chicos salían me puse a buscar el lápiz de María que no escribió nada porque dice que Ramiro se lo escondió. Lo encontré y se lo dejé en la mesa. Levanté dos camperas mientras les pedía a los que todavía estaban que salieran al patio. Salí con ellos. Bajé. En la escalera me encontré con la seño de Inglés. Hablamos de Pedro, de cómo lo ve, si trabajó. Les llamé la atención a Juana y Daniela que corrían a lo loco, me acordé que tenía que acordarme que Martina había ido a la biblio a llevar un libro y que tenía que volver, seguía hablando con la profe de inglés, vino la directora a buscar a 4to porque ya estaba todo listo para el taller sobre alimentación, vino un nene de primero a que le atara los cordones, otra vez vinieron las nenas de segundo a contarme que se habían peleado entre ellas pero que ya se habían arreglado, yo seguía hablando con la profe de inglés sobre Pedro que me preocupa, mientras tenía un ojo en las nenas de primero que estaban dibujando apartadas y otro en los que estaban en el baño y que ya tenían que ir saliendo, pasó la seño de 5to con varios de sus alumnos, me recordaron que en la hora siguiente trabajábamos juntas con las lecturas y querían saber qué iba a leer yo pero no les dije, era sorpresa. Y me avisaron que estaba confirmada la excursión, qué alegría que salió! se acercó Santi a que le abriera la botella que estaba muy dura, vinieron las más grandes a venderme rifas para la despedida, les compré, pasó Daiana de primero y me regaló el dibujo que había hecho...hermoso… Agustín me gritó de lejos que tenía las galletitas que me gustan, si quería, y me trajo dos …. La seño de Inglés tenía que ir a dirección a firmar unos papeles así que quedamos que le mandaba un audio con lo que veníamos haciendo con Pedro.

Seño vos trabajás??? me preguntaron los chicos y chicas de primero un día.

Nuestro trabajo, el de maestras y maestros, es una apuesta al futuro. No sabemos cómo será ese futuro, ni siquiera vamos a estar en él, pero cada día trabajamos con la certeza de que ese mundo va a ser mejor. Apostamos, no sabemos qué será, si tiempo ganado o perdido en la vida de nuestros alumnos pero trabajamos como si fuera siempre un tiempo que suma. Creemos, y somos testarudas y testarudos, que hay algo mejor que está por venir.

En tiempos como estos que vivimos nuestra tarea cobra otra fuerza:
la escuela es uno de los pocos lugares en pie en las crisis. Pareciera que todo cae, que nada vale la pena. Pero la escuela está y sigue.

La escuela es una vez más el lugar de cuidado de la infancia, la escuela es una vez más el lugar que recibe a todos los pibes y las pibas con una propuesta, un abrazo, una sonrisa, una palabra, un plato de comida.

La escuela nos permite detener el afuera para pensar y aprender, para mirar a nuestros pibes y pibas, en qué andan, qué les preocupa.

Así es nuestra tarea; un oído acá, en ellos y el otro afuera, mediando para que los dolores y las dificultades sean un poco más suaves.

Nuestra tarea es diálogo, deseo y esperanza. Somos gente que todavía cree, los maestros y maestras creemos.

La escuela y nuestra tarea son eso. Y hoy lo celebramos. Feliz día para todos y todas las que hacemos la 15.

Diana, The Queen, La Su, Dianita, Diani, la Top
Jorge, George, George de la selva, Atahualpa, Rockero, Negrito

Estas palabras son de sus compañeros y compañeras, los y las que tuvimos el honor de compartir los días de escuela con ustedes.

Tenemos palabras de dos tipos: primero de agradecimiento, a los dos, por la sonrisa siempre lista, la palabra justa, el abrazo necesario, el corazón abierto, la opinión esperada y la tranquilidad y el humor cuando todo parece caer. Gracias por el compañerismo, por recibir a los nuevos, por la predisposición y las manos hacedoras. Por escuchar, por los consejos y por poder contar con ustedes.

Las otras palabras son deseos: la vida es cambio y crecimiento, ustedes se van a otras cosas de la vida, empieza otro tiempo, les deseamos que lo tomen, es de ustedes, tienen la libertad de elegir qué hacer… les deseamos que disfruten lo nuevo.

Jorge te deseamos que sigas con la música y con tus sueños; que regales música como te gusta a vos, y que sigas con tu sonrisa bonachona, con tu tranquilidad que no es una tranquilidad zonza, sino que es la que viene de la seguridad de saber qué se hace y por qué.

Diana te deseamos que no pierdas esa mirada sobre el mundo: alegre, divertida, positiva. Que los colores que pusiste a nuestras mañanas los pongas en todo lo que emprendas.

En tiempos de tanta turbulencia, vamos a extrañar los lugares seguros y amorosos que son ustedes dos. Los queremos mucho.

Seño Marcela Terry